El Kusen

El Kusen

Historia de la práctica de zazen, linaje Deshimaru, en Cuba

Cuando fui por primera vez al Dojo Zen de La Habana, en la segunda parte de zazen, escuché al Godo relatar una historia muy rara sobre peces dragón. No entendí nada, y eso me molestó bastante.

Para colmo, aquella ruptura del silencio me llenó de dudas ¿Por qué alguien habla justo cuando la práctica es más intensa?¿Acaso esto no se trata de estar callado y sin moverse?

Poco tiempo después me explicaron que en ese momento, el que dirige la práctica de zazen da: El Kusen.

El kusen, es una enseñanza que no está dirigida al intelecto. Va de la boca de Budha, a los oídos de Budha.

Es por esto que muchas veces se olvida y emerge en el instante justo. Desde hace algún tiempo vengo recordando un Kusen de Tai Hei Sensei que tuvo lugar en una sesshin, en el templo de Ho Shin Ji, en Artemisa.

EVAM

Así he oído:

Cuando Michel decidió probar la práctica de zazen, le dieron la dirección de una casa en la Habana, y le dijeron que debía estar allí a una hora determinada. También le especificaron que debía llegar a tiempo.

Cuando llegó al lugar, tocó a la puerta. Una persona vestida con ropas muy raras, largas, y con algo parecido a un babero colgado del cuello, lo invitó a entrar.

Así llegó Michel a su primera práctica de zazen. Pese a las cosas tan extrañas que vió, el acto de estar simplemente sentado lo marcó profundamente. Decidió que lo que había experimentado, pese a los dolores de espalda y de rodillas, había llegado para quedarse. Esta práctica, en lo adelante, formaría parte de su vida.

Desde entonces mantuvo zazen en secreto. Muy pocos sabían por qué se perdía una o dos horas cada mañana, o cada tarde. En secreto practicó en parques, teatros, museos y en muchos otros lugares, pues por entonces el Dojo no tenía domicilio fijo. Se practicaba allí donde se podía.

Al principio le dolía todo el cuerpo, sobre todo las rodillas, pero su orgullo de macho tropical, mezclado con su firme determinación, le hacían repetirse: si estos viejos no se mueven, yo tampoco voy a moverme.

Con el tiempo, su zazen se volvió más fuerte, de un adolorido hankafuza, pasó a una bella postura de Kekkafuza, muy estable y relajada.

Un buen día, uno de los practicantes avisó que pronto llegaría el maestro y podrían participar en una Sesshin.

Michel, con cierto escepticismo, decidió participar. Sin embargo pensaba. ¿Para qué necesito un maestro?¿No es suficiente con zazen?

Zazen es mi verdadero maestro.

Solía repetir.

Finalmente llegó la Sesshin y con ella, el primer zazen. Con algo de altanería pensó, voy a demostrarle a este maestrico de lo que yo soy capaz. Este Sensei Stephan verá que mi postura es impecable.

Con esto en mente, se sentó justo frente al maestro, muy cerca de él, casi podía oírlo respirar.

Michel adoptó la postura de zazen y sintió el tañir de la campanita que anunciaba la llegada del maestro. Sintió como Sensei Stephan se sentaba hasta quedar inmóvil.

En este instante del Kusen, Sensei Tai Hei dejó escapar una risa cómplice, como quien recuerda un evento difícil.

Automáticamente, en cuanto el maestro Stephan bajó la vista y exhaló, todo el cuerpo de Michel comenzó a temblar, desde los dedos de los pies, hasta los músculos de la cara. Mientras más trataba de controlarlo o disimularlo, más fuertes eran los temblores.

Su ego lo había traicionado.

Así estuvo durante todo el Zazen, cosa que no pasó por alto el Maestro.

Cuando Sensei Stephan comenzó a quitarse el kesa, relató el incidente entre carcajadas. Todos los practicantes se rieron mucho de lo que le había sucedido a Michel.

Con el ego profundamente herido por las burlas, a Michel le quedaban sólo dos caminos:

El primero y más fácil era abandonar aquel lugar y no regresar jamás.

El segundo, un poco más difícil, era rendir el ego, abandonar los criterios personales y reconocer la importancia de seguir las enseñanzas de un verdadero maestro de la transmisión.

Michel eligió el segundo camino, y fiel a las enseñanzas de sus maestros, día a día se ejercita en el arte de soltar y dejar ir.

Si has disfrutado leyendo nuestro blog te invitamos a compartirlo con tus amigos y en tus redes sociales.

Puedes visitar nuestra tienda y chequear nuestros
diseños. También puedes invitarnos a un café o un buen té verde. La vida es mejor si la compartimos con otros. Recuerda sonreír y ser feliz
en el proceso.

Deja un comentario

©esahora